Una cremona hecha en casa, acompañamiento para el mate

#QueLaBombillaSeaIrupé

Cremona crocante para el mate: receta en pocos pasos

Para preparar la cremona es necesario tener un par de ingredientes, tiempo  y ganas de amasar.

Una vez que estén listos todos los elementos y el lugar en el que vamos a trabajar ponemos ¡manos a la obra!

Ingredientes para una exquisita cremona


– 1 kilo de Harina 0000 tamizada

– 30 gr de levadura fresca

– Azúcar

– 250 gr de margarina

– 1 cucharada de sal

– 1/2 litro de agua tibia.

Paso a paso


Lo primero que haremos, es elegir un bol grande para mezclar el harina, con agua tibia y la levadura.

Antes de hechas esos primeros ingredientes, en el recipiente hacer una corona con la harina, alrededor poner la sal y en el centro diluir el agua tibia con el azúcar y la levadura.

Con las manos limpias mezclar y amasar hasta que quede todo bien incorporado y la masa no se pegue en las manos, dejar descansar unos 40 minutos.

Por otro lado poner adentro de un film la margarina a temperatura ambiente y estirar con manos o un palo de amasar, en forma de rectángulo

Una vez pasado el tiempo estirar la masa en forma rectangular y poner  la margarina en el entro de la masa y hace una vuelta. Dejar descansar 15 minutos y dar una vuelta doble.

Luego descansa otros 15 minutos y se da la última vuelta doble. Como si doblaras el mantel sobre sí en rectángulos hasta que quede uno rectángulo alto.

Pasado el tiempo se estira la masa, con el palo de amasar, en forma de rectángulo y se corta con cuchillo afilado dos tiras de 10 centímetro aproximadamente por el largo que tenga.

A eso se le pasa un pincel con un poco de manteca o margarina derretida y se lo espolvorea con harina. Se dobla sobre si.

Antes de llevar al horno marcar con un cuchillo en la mitad del alargo y cortar los dientes o deditos de la cremona, cada 2 cm.

Luego ponerla en una placa o asadera enmantecada y llevar a horno caliente por 25 minutos. Siempre controlar que no se queme.

En caso de querer que sea dulce, se la puede espolvorear con azúcar impalpable al sacarla del honro.

Ahora así, a tomarse unos ricos mates con yuyitos serranos y una tentadora cremona casera.

Deja un comentario