El mate es una tradición nacional. Pero cada región o provincia tiene su manera de tomarlo. El mate mendocino se prepara para todos los gustos.

#QueLaBombillaSeaIrupé

(Exequiel Nacevich, SerArgentino.com)

El MendoMate

El mate es una tradición nacional. Pero cada región o provincia tiene su manera de tomarlo. El mate mendocino se prepara para todos los gustos.

Mate. Esa palabra que nos define. Esa pr√°ctica que nos une y estrecha nuestras relaciones. Esa bebida que nos energiza. Ese elemento que no puede faltar en un viaje, por corto que sea. El mate es un factor por el cual los extranjeros nos pueden mirar de forma rara. Un recipiente con yerbas adentro al que se le coloca agua y, con un elemento aspirador, se succiona el agua saborizada por las yerbas. La verdad es que, vi√©ndolo desde afuera, tiene toda la apariencia de un ritual profano. Sin embargo, los argentinos entendemos muy bien que se trata de nuestro desayuno o media tarde preferidos. Y en Mendoza lo percibimos de la misma forma. El mate mendocino se toma con amigos y, a veces, con yuyos t√≠picos de la zona.

Los mendocinos vemos al mate como un medio o un canal a trav√©s del cual hacemos otra actividad. Estudiamos, miramos tele o charlamos con amigos. Aunque tambi√©n existen los m√°s fan√°ticos que toman mate como pr√°ctica principal. Solo o con otras personas, el tema es tomar mate. No importa si charlan o si est√°n viendo la televisi√≥n o alg√ļn espect√°culo, el tema es tomar mate.

MendoMate

El mate mendocino, en esencia, no difiere mucho del mate tradicional que se toma en todo nuestro pa√≠s. Un mate, yerba y bombilla. La f√≥rmula no falla. Sin embargo, como en cada regi√≥n, existen algunos modismos que hacen que esta bebida sea √ļnica en Mendoza. En cuanto al material de elaboraci√≥n del mate, propiamente dicho, existen much√≠simas opciones, siendo las m√°s utilizadas la madera, la calabaza y la cer√°mica.

Sobre la bombilla, existen algunas de madera, pero, en general, son metálicas. (#QueLaBombillaSeaIrupé ????)

Y, por √ļltimo, lo m√°s importante: la yerba. Es la clave. Nada cambia el sabor del mate como la yerba misma. Es decir, por ejemplo, que el material del mate no hace mella en su sabor. Un mate de calabaza o de madera dif√≠cilmente le d√© un gusto distinto a nuestra bebida. No obstante, el tema es diferente con la yerba.

La yerba puede ser con palo o sin palo, lo cual har√° que el sabor amargo sea m√°s o menos fuerte. Por otro lado, la yerba en s√≠ tiene sus propias caracter√≠sticas, relacionando las marcas a los sabores. As√≠, algunas vienen preparadas con c√°scaras de naranja o de cualquier otro c√≠trico. Aunque, en ocasiones, se puede comprar una yerba m√°s neutra y uno mismo colocarle las c√°scaras de las frutas que queramos.

Yuyo mendocino

Adem√°s de las c√°scaras frutales mencionadas anteriormente, en el mate mendocino se mezcla con la yerba un poco de yuyos aut√≥ctonos como burro, cedr√≥n o menta. Incluso, alguna vez se ha tomado alg√ļn mate con la t√≠pica jarilla de nuestra hermosa monta√Īa. Lo que hay que tener en cuenta es que los yuyos deben cortarse y dejarse secar antes de tomarlos en el mate. As√≠, su sabor estar√° m√°s definido y ser√° m√°s f√°cil moler las hojas en peque√Īos pedacitos para distribuirlos mejor dentro del mate.

Propiedades curativas

Un grupo de investigadores y becarios mendocinos ha logrado establecer que tomar mate reduce los porcentajes de colesterol y triglic√©ridos y avanzan en los estudios para confirmar la hip√≥tesis de que ayuda a disminuir la obesidad y aumenta la protecci√≥n contra el c√°ncer de pr√≥stata. El estudio logr√≥ demostrar, por ejemplo, que los pacientes obesos que consum√≠an mate ten√≠an el colesterol m√°s bajo que le resto. Se trabaj√≥ sobre 360 voluntarios e incorporaron el mate a sus dietas diarias durante 3 meses. Pudieron demostrar que el consumo habitual de mate reduce entre un 10% y un 15% los niveles de colesterol y triglic√©ridos.